Una casa para disfrutar

Marta y Patricia son hermanas y, sobre todo, amigas. Así que decidieron reformar la casa donde vivieron cuando eran niñas para irse a vivir juntas.  Llegaron a nuestra tienda buscando una reforma que convirtiera su casa de toda la vida en un hogar funcional, divertido y a la vez elegante. La ayuda de sus padres ha sido el pilar más importante, especialmente su madre, Pilar, que ha estado pendiente de cada detalle para que saliera todo según lo previsto.

Al ser una casa antigua la distribución no estaba muy estudiada y no se le sacaba mucho partido, sobre todo para lo que ellas querían que era, tener una habitación y baño para cada una, una habitación de invitados para cuando vinieran sus amigos a casa porque ¡tienen amigos por todos los puntos del mundo! Un despacho donde pudieran estudiar y estar con el ordenador, una cocina amplia donde comer las dos o incluso con amigos en “petit comité” donde les resultara fácil recoger y un salón grande para llenarlo de esos buenos amigos y, sobre todo, de sus padres y familia.

Así que nos pusimos manos a la obra y cambiamos la distribución de la casa entera para darle el sentido que ellas buscaban. Tiramos tabiques y reorganizamos cada estancia.

Lo decoramos en función de sus gustos, de la personalidad de cada una que, aunque se complementan tiene cada una un gusto diferente. Nos centramos en lo que querían sentir en cada una de las partes de la casa y sobre todo respetando las necesidades que iban buscando.

Ahora verás el resultado, te adelantamos que la casa es maravillosa, ya solo con esas vistas y ventanales te podrías perder en ella durante horas y horas…

Esperamos que la disfruten durante muchísimos años y que sea su punto de encuentro de buenos momentos y muchas risas.

Deja un comentario